4/8/14

Respuestas que google no te da.


Respuestas que google no te da.
Son tiempos extraordinarios, tenemos acceso a  la información como nunca antes, para las dudas y búsquedas rápidas recorrimos a google que para nosotros es una herramienta muy útil,  sin embargo cuando nos encontramos con un millón de  referencias donde gran parte de la información es falsa  nos vemos en la obligación de buscar,  rebuscar, establecer criterios,  pero siempre al final  usamos nuestras  bases científicas.
 Aquí en  nuestro entorno  muchas cosas se buscan en google; Aquí en nuestro trabajo también  hay gente  genial , inteligente, investigadores y  desarrolladores, que se la pasan cuestionando todo, hasta lo común y lo corriente por lo tanto se volvió frecuente mandarlos  a buscar   respuestas en la red  cuando se trata de trivialidades. (Digamos que es una forma sencilla de decirles que no somos diccionario)
Tambien tenemos un amigo,  que es experto en electrónica,  un desarrollador de tecnologías   dedicado, que ha desarrollado métodos  hasta para  ponerse las gotitas en los ojos que le permiten dilatar  las pupilas durante las noches y así mejorar su visión  en la oscuridad, pues tiene una limitación  congénita visual.  Es  alguien que realmente sabe disfrutar de la tecnología y de la naturaleza, un amante de las flores, de los cactus, de los perros  y de la música.  Como siempre se la pasa haciendo preguntas, es uno de esos a quien siempre mando a buscar respuestas en la red… (Así a pataditas.) Ayer, mi amigo, me pregunto si YO  tenía tiempo para  ver unas imágenes  porque quería MI Respuesta, una opinión sobre  unas fotografías   que encontró en la red, en un sitio  de noticias… me pasó la pregunta y las fotos. Dijo:   Sabes que no veo  bien, así que dime   ¿UN CIELO CON  ESTRELLAS REALMENTE SE VE ASI?

En ninguna de las fotos el cielo se observa como yo lo miro desde está ciudad.  En estos tiempos de información sin certezas    google  podría decirnos  que si o que no,  pero no puede decirnos de la emoción, del placer, de la magnificencia, de la sensación en la  observación de un cielo iluminado con estrellas …  ni de otras   cosas  que son invisibles, intangibles, inaudibles, indetectables,  inexistentes. Hay respuestas que  los seres humanos solo encontraremos en nuestro interior, pues dependerán de esa conexión que hacemos con el entorno,   con  nuestra esencia, desde nuestra capacidad de asombro, desde la fe, desde nuestra relación  con  Dios, (si es que lo tenemos).   No lo  hagas todo desde la ciencia, no  busques todas  las respuestas desde un  motor de búsqueda en internet,  ve más allá…  Tú que puedes ver, mira  las  estrellas. ( Y envíame una foto de un cielo con estrellas  desde Costa Rica… )

15/2/13

Detenido...



 Atrapado... estaba suelto en la ciudad...

11/1/13

La gaviota y el hombre.


Una balada de oro. 


Ninguna gaviota habla como el hombre
Y tiene dos alas y conoce el viento;
El hombre sin pico tiene las palabras;
La gaviota huele, locura y silencio.

La gaviota viaja por todos los mares
Sin el pasaporte, como viaja el hombre;
La gaviota hace el amor, no pregunta el nombre;
El hombre pregunta y sólo sabe el nombre.

Vamos a inventarnos, mi amor, las dos alas
Y pintarnos de blanco, mi amor, todo el cuerpo;
Dibujarnos un pico, mi amor, sin palabras
Y volemos, volemos, mi amor, las galaxias.

El hombre se vive, desviviendo la vida;
La gaviota vuela las orillas vivas;
El hombre no sabe; la gaviota en cambio
Sabe que el misterio es un niño sabio.

Vamos a inventarnos, mi amor, las dos alas
Y pintarnos de blanco, mi amor, todo el cuerpo;
Dibujarnos un pico, mi amor, sin palabras
Y cuidemos, cuidemos, mi amor, las galaxias.

Piero.




Yo renaceré!!






Romance del Conde Olinos.






Madrugaba el Conde Olinos,
mañanita de San Juan,
a dar agua a su caballo
a las orillas del mar.
Mientras el caballo bebe
canta un hermoso cantar:
las aves que iban volando
se paraban a escuchar;
caminante que camina
detiene su caminar;
navegante que navega
la nave vuelve hacia allá.            
Desde la torre más alta
la reina le oyó cantar:
-Mira, hija, cómo canta
la sirenita del mar.
-No es la sirenita, madre,
que esa no tiene cantar;
es la voz del conde Olinos,
que por mí penando está.
-Si por tus amores pena
yo le mandaré matar,
que para casar contigo
le falta sangre real.


-¡No le mande matar, madre;
no le mande usted matar,
que si mata la conde Olinos
juntos nos han de enterrar!
-¡Que lo maten a lanzadas
y su cuerpo echen al mar!
Él murió a la media noche;
ella, a los gallos cantar.
A ella, como hija de reyes,
la entierran en el altar,
y a él, como hijo de condes,

unos pasos más atrás.
De ella nace un rosal blanco;
de él, un espinar albar.
Crece el uno, crece el otro,
los dos se van a juntar.
La reina, llena de envidia,
ambos los mandó cortar;
el galán que los cortaba
no cesaba de llorar.
De ella naciera una garza;
de él, un fuerte gavilán.
Juntos vuelan por el cielo,
juntos vuelan para a par.

Anónimo. 

6/11/12

Recordando a Leonardo Favio



 Hoy que estamos recordando a Leonardo  Favio, me llego  en  la red social, un pensamiento de Pinky la Rocca,compartido por otra amiga, y otro amiga, y creo que no hay nada que agregar después de leer lo que ella ha escrito,  lo sentimos tan cercano que deseamos compartirlo con algunos más que quizá  el día de hoy  no encuentren las palabras para  describir  la nostalgia de Favio. 



x Pinky la Rocca. 

Ante la partida del entrañable Leonardo Favio me he preguntado ¿qué significó Favio para mi? Y la respuesta surge desde la emoción más profunda.


Favio son mis amigos de los años 70 y las salidas al cine, Favio es los bares adonde íbamos después de las películas y hablábamos horas y horas sobre más cine. Favio son mis quince años al arrullo de sus canciones de amor.

Favio es mi hermana Cristina, q

ue se fue un poco antes que él y que tanto lo quiso.
Favio es el total deslumbramiento en un viejo cine menduco sintiendo que no podía ser que uno de los nuestros hubiera hecho semejante película. Y Favio era salir del cine como envuelto en una telaraña de sensaciones nuevas, extrañas, que te mantenían prisionero durante días y que no podías apartar fácilmente, tal era la sugestión de sus imágenes incomparables.
Favio fue la conmoción emotiva que me produjo Juan Moreira. El cine Ópera, o el Gran Rex, o el Roxy o el Lavalle lleno de gente embrujada por ese prestidigitador grandioso. Todos en esa oscuridad y en silencio, alegres, indignados, apenados por las historias de sus personajes, siempre cercanos, siempre queribles, asistiendo a un acto de magia y de amor. El amor de Favio por sus criaturas, su potencia visual, sus diálogos, sus actores. Esos cielos suyos que podían ser luminosos y también agobiantes. La música, los animales, los decorados, todo lo que surgía de su vasto talento.
Favio fue el Juan Moreira y su fuerza irresistible. Y Juan Moreira es aquella escena cuyo recuerdo aún me provoca un estremecimiento, la de la partida de cartas con la Muerte (¡magnífica Alba Mujica!), que él gana y luego esa otra de la Muerte llevándose a su hijo y diciéndole “no sé perder”.
Favio fue también Nazareno Cruz y el Lobo y en esta película, otro personaje fuertísimo: el del Malo, el Diablo, con Alfredo Alcón en una actuación conmovedora. Un Diablo que en diálogo con Nazareno le dice “estoy un poco cansado” . . . “decile (a Dios) si podemos volver a conversar”. Un Diablo por el que sentimos compasión, gracias a Leonardo. Y es también Nora Cullen, grandiosa actriz que también participó de El Dependiente, pidiendo para su ahijado Nazareno “que Dios se apiade de su almita buena”.
¿Quién podrá acercarse como él a nuestra almita buena y llenarla de compasión, de alegría, de tristeza, de tantas emociones al fin? ¿Quién podrá hacernos vibrar como lo hizo con ese vozarrón hermoso cantando “Quiero aprender de memoria, con mi boca tu cuerpo, muchacha de abril”, mientras las señoras se escandalizaban por esa letra tan explícita y una secretamente soñaba con ser una muchacha de abril y que alguien aprendiera su cuerpo de memoria.
Ayer y hoy han sido días de mucha tristeza. No me gusta que la gente se muera. Me siento un poco más sola, un poco más desamparada. Generacionalmente Favio me acompañó mucho, no sólo con estas dos películas o con sus canciones. Recuerdo especialmente estas dos porque son las que más fuertemente me pegaron.
Muchos se ocuparán de explicar su obra desde lo político, lo social, su visceral compromiso con el peronismo, yo sólo me atrevo a hablar de lo que conozco: de todo lo que le debo a Leonardo Favio, el más grande mago artístico con que nos bendijo la aridez de esta tierra menduca.
¡Buen viaje hermano! ¡Paz en el corazón, Luz en el entendimiento!

Pinky La Rocca

7/10/12

1/10/12

Un deseo de Sanvalentontin


Una idea de Sanvalentontin




Las ideas, son como las pulgas, saltan de un hombre a otro, pero no pican a todo el mundo.



Sanvalentontin en campaña contra la violencia familiar.